Con un viaje “todo cambia para siempre”- Entrevista a Cris y Álex

Cristina y José Alejandro
Cristina y José Alejandro

Por: Diana Rodríguez (@diana_rodri23)

Una reacción bastó para que el estilo de vida cambiara por completo. Con el apoyo en pareja alejan el aburrimiento de sus caminos, se aventuran en nuevas direcciones y apuestan a la brújula imaginaria. Para ellos, nunca es tarde desdibujar la rutina y la edad no es impedimento cuando llevas por mantra “Ahora Toca Viajar”.

 Cristina Romagosa y José Alejandro Adamuz es su presentación formal. Para nosotros Cris y Álex, un par de soñadores expertos que comenzaron su travesía, hace más de tres años, para encontrarse con el mundo desde una mirada personal. España, el país que los crío. “Ahora Toca Viajar”, su propio país hecho blog donde “nunca hay overbooking ni fronteras”.

 ¿Al narrar sus historias qué creen que aportan a la sociedad?

 C&A: pensamos que el que tiene posibilidad de viajar tiene siempre la obligación de contar lo que ve. Al escribir sobre nuestros viajes queremos transmitir la ilusión y las ganas por conocer y disfrutar del mundo.

 ¿Qué significa Ahora Toca Viajar para ustedes?

 C&A: que se acabó lo anterior y se dio inicio a una nueva forma de ver la vida, en la que el viaje es una respuesta a la crisis general que vivimos en estos tiempos. ¡Arriesgarse! En octubre viajaremos por Latinoamérica sin billete de vuelta. Es un proyecto que veníamos teniendo desde hace más de dos años. Por fin logramos que todo encajara y  ¡volaremos hacia nuevas aventuras!

 ¿Cuántos idiomas en sus mochilas?

 C&A: menos de los que deberíamos (RISAS) ente los dos sumamos el inglés, el francés, y cuatro palabras de alemán.  La verdad es que no se nos dan muy bien los idiomas.

Vestidos de apicultor en Pamiers, al Sur de Francia.
Vestidos de apicultor en Pamiers, al Sur de Francia.

¿Un lugar para criar a sus hijos sería…?

 C&A: pues nunca nos lo habíamos planteado hasta ahora (RISAS) Seguramente nuestro propio país donde es fácil disfrutar del mar, la naturaleza y es fácil viajar a todo el mundo. Aunque hablando de ideales, lo máximo sería poder viajar con los hijos también. Criar a nuestros hijos en el camino, como una pequeña familia de robinsones. ¡Sí, eso es un sueño bonito!

 ¿En pareja se viaja mejor?

 C&A: lo bueno de los viajes en pareja es que son una forma de conocimiento conjunto. Compartir un viaje ayuda a fortalecer la relación sentimental de la pareja. Creemos que todos los consejeros matrimoniales deberían llevarse a las parejas con problemas de viaje. Si esos problemas no tienen solución cuando vuelvan lo harán separados; si por el contrario tienen solución, volverán más unidos que nunca. Evidentemente, esto los consejeros lo ocultan porque en ambos casos su trabajo se acabaría.

 ¿Algún shock cultural en los viajes?

 C&A: en Dubái tuvimos que adaptarnos a las normas sociales rígidas de los Emiratos (prácticamente no puedes caminar cogidos y tampoco andar dándote besos con tu pareja a todo rato y de forma ostensible). También fue un shock cultural ver a lo que llega el poder económico y el lujo que se respira en la ciudad. Por otro lado, estaban los “convidados de trabajo” que así llaman a los inmigrantes que trabajan en la construcción y en tareas domésticas por muy poco dinero y que viven en pisos pequeños compartidos o, peor, en chabolas y en los propios recintos de las obras.  Todo esto está oculto en Dubái. Allí sólo puede lucir la cara amable del lujo.

 Rusia, Roma, Malta, Marruecos, Florencia, Berlín, Madrid, Irlanda, Londres, Barcelona, Dubái, Cataluña, Latinoamérica y millones de planes viajeros traducen el trabajo compartido de Cris y Álex como bloggers. Ambos nos enseñan que “desde la subjetividad puedes emocionarte con un lugar” y una vez dado el primer viaje “todo cambia para siempre” y…

 ¿Pueden llegar a ser?

C&A: aventureros como Marruecos,  soñadores como Florencia, luchadores como Berlín, amistosos como Irlanda…Idealistas como Londres.

Playa de Irlanda, en el Anillo de Kerry.
Playa de Irlanda, en el Anillo de Kerry.

Más de Cris y Álex en: http://www.ahoratocaviajar.com/

Advertisements

Marisol: “viajar es disfrutar, no una carrera para sumar países”

Por: Diana Rodríguez (@diana_rodri23)

“Mi Mundo Viajero” se llama el blog; ella, Marisol. En común: las letras y las fotografías que deja cada viaje.

Con más de dos mil seguidores en Twitter, Marisol se ha convertido en adicta a la escritura; no es para menos si cada aventura que hace merece ser reseñada y compartida. Ya son 30 países recorridos entre Asia, África y Europa que hacen de esta soñadora una Travel Blogger.

¿El primer miedo a vencer cuando decidiste viajar?

M: Cuando realicé mi primer viaje fuera de España y vi que los miedos al idioma, que era mi mayor preocupación, eran infundados. Al final acabas entendiéndote sin saber mucho inglés, ya que los dibujos en un cuaderno o la mímica también funcionan.

¿Cómo planificas el destino y sustentas tus viajes?

M: Para que un viaje me salga lo más barato posible lo primero que tengo en cuenta es lo caro que es el país, y a partir de ahí intento buscar ofertas en los billetes del vuelo, que al ser lo más caro me reduce mucho el presupuesto total del viaje. Como ejemplo os pondré el del año pasado, el billete A Milán (Italia). Milán fueron 302 euros. Mientras que el billete a Kuala Lumpur (Malasia) y Manila (Filipinas) no llegó a 100 euros. 10 días en Malasia, con vuelo a Borneo y 21 días en Filipinas conociendo cuatro islas distintas rondarían los 1600 precio total. Por un mes y en la otra punta del mundo: ¿qué más se puede pedir?

Marisol en Petra-Jordania
Marisol en Petra-Jordania

¿Cuál fue el viaje más largo?

M: El viaje en el que más tiempo he estado fuera de casa fue de 45 días. En él recorrí la India, Nepal y Sri Lanka. Y en ese momento no me dio tiempo a echar de menos mi país de hecho hubiera seguido recorriendo los países colindantes. Es como una adicción, cuanto más viajas más quieres seguir viajando.

¿El país define la crianza de un hijo? ¿Elegirías alguno en específico?

 M: Cualquier sitio es bueno, no creo que sea el país lo que te repercuta en la educación de un hijo. El ver cómo es la vida en cada lugar te ayuda, creo yo, a ser mejor persona aunque el lugar a priori pensemos que no es el adecuado. Por eso, no me gusta nada cuando la gente que no ha visto lo que realmente hay por el mundo hace comentarios de desprecio hacia otros países, como “yo no iría nunca a la India (por poner un ejemplo), que ahí hay mucha miseria”. Lo que no ven es que la mayor parte de esa gente es mucho más feliz que ellos, siempre les ves con una sonrisa en la boca y están más a gusto consigo mismos con lo poco que tienen que esas personas que se dedican a hacer críticas gratuitas y que sólo viven para tener un coche o un móvil mejor.

¿Algún shock cultural?

M: la India. Me impactó, pero, no por la pobreza que ves sino por lo felices que son las personas que viven allí con lo que tienen, la religiosidad que se respira y también por la suciedad que hay en cualquier sitio al que vas. También me ha encantado Japón, lo organizados que son, lo puntuales, lo amables y las ganas de ayudarte y sobre todo lo limpio que está todo.

Marisol desde Kyoto en Japón
Marisol desde Kyoto en Japón

Viajar es un ir y venir de aventuras, emociones, sorpresas culturales y puerta abierta para la amistad. Para Marisol, adicional, es la sensación de no querer regresar al punto de partida. “Cuanto más dura un viaje más me gustaría que continúe. Cada día es una experiencia nueva”, afirma.

¿Qué cambia la forma de vida de un mochilero?

M: lo importante en un viaje no es dónde te alojas o lo que gastas, sino conocer la esencia del lugar, interactuar con la gente que vive allí y no sólo ver aquello que las autoridades del país quieren enseñar al turista.

Para nuestra amiga mochilera la experiencia está en saborear los momentos y enriquecerte de ellos, porque “viajar es disfrutar no una carrera para sumar países”.

Desde Palmira con unos beduinos en Siria
Desde Palmira con unos beduinos en Siria

Más de Marisol en: http://mimundoviajero.wordpress.com/

“El gusanillo viajero”- entrevista a Rober y Lety

Por: Diana Rodríguez  (@diana_rodri23)

Rober y Lety, un par que recorre el mundo con hambre de conocer cada vez más países. Él, español aficionado al deporte y la cocina. Ella, italiana amante del buen sabor y la fotografía. Juntos desde el 2007 con ansias de viajar y apostando a las nuevas experiencias, porque para ellos “cada día es diferente al anterior, siempre hay lugares, personas, comidas y situaciones nuevas que te esperan y te sorprenden”.

— Desde siempre tuvimos la pasión de viajar aunque el viaje que nos hizo cambiar nuestra mentalidad completamente fue en Tailandia a los 24 años. Un año más tarde comenzamos nuestra primera gran aventura: ¡9 meses en el sudeste asiático! –comentan estos mochileros europeos.

Con 30 países como referencia, a Rober y Lety les falta toda América y África por descubrir. Son los creadores de “Mochileando por el Mundo” y se han vuelto mochileros después de un año sabático. Cansados de trabajar en el área administrativa y de recursos humanos en Barcelona, España, buscaron una nueva manera de vivir y que más que hacerlo mochileando.

(Rober y Lety) Creadores de Mochileando por el Mundo
Roberto y Letizia (Rober y Lety)

¿Cómo financian sus viajes?

R&L: tenemos ahorros de nuestros anteriores trabajos, algunas ganancias del blog y trabajamos puntuales. Para viajar no hace falta ser ricos, solo se necesitan dos cosas: ¡pasión y voluntad! Hay muchas formas de autofinanciarte una vez que estás en ruta: crear artesanías, escribir libros, dar clases de idiomas, incluso conocimos a una chica que cortaba el pelo en los hostales. Con un poco de fantasía y creatividad se puede hacer ¡todo!

 Desde Nueva Zelanda nos comentan que para ellos Venezuela es un país sorprendente, porque, todo viajero conocido que ha visitado nuestro país les habla maravillas. “A ver si el próximo gran viaje nos lleva hacia Sudamérica”, afirman.

Para Rober y Lety la cantidad de países que visitan está en segundo plano, lo primordial para ellos es la cantidad de conocimiento que absorben del lugar. Estos amigos de “Mochileando por el Mundo” han regresado varias veces a Tailandia, Camboya y Malasia.

Rober y Lety en Asia
Rober y Lety en Asia

—Si un país nos gusta no vemos porqué no regresar. Eso de “ya he estado aquí, lo quito del mapa y me olvido” no va con nosotros. De hecho ya estamos soñando con volver a India. Obviamente cuantos más países lleguemos a conocer mejor para nosotros, aunque no es tanto el número de países sino el cuánto conoces un país: preferimos ver 10 bien que 20 visitando sólo sus capitales. -explican.

Conocer el blog de Rober y Lety nos hizo reír al leer cada publicación. La naturalidad y espontaneidad de estos dos hace que cada narración sea amena. Desde la crónica de un día malo hasta los divertidos cuentos de los baños de China. “Nos tocó estar allí, situación incomoda porque no hay puertas en los baños y te consigues a todos haciendo sus necesidades mientras saludan y sonríen”, aseguran.

Rober y Lety en Agra (India)
Rober y Lety en Agra (India)

¿Dónde quisieran vivir de no poder viajar tan seguido como ahora?

R&L: De momento no encontramos ningún sitio para siempre. Hay lugares donde nos encantaría pasar una temporada viviendo como India, norte de Tailandia, Bali, alguna islita paradisíaca perdida por ahí, aunque la verdad es que llega un punto en que siempre vas a querer volver: en tu país tienes tu raíces, tu familia, tus amigos…

Lo emocionante de viajar y el toque diferente que le das a un viaje es dejar de lado al simple turista para ser parte del momento, del lugar, de la comunidad. Gracias Rober y Lety, con ustedes nos queda claro que “una vez que te pica el gusanillo viajero es difícil volver atrás”.

Rober y Lety en Las Maldivas
Rober y Lety en Las Maldivas

Más de Rober y Lety en: http://www.mochileandoporelmundo.com/

Pasaporte en mano y mochila en hombros Entrevista a Victor Díaz

Por: Diana Rodríguez   (@diana_rodri23)

Conocer nuevas culturas y descubrir sitios marcados por la historia es el motor que inspira a muchos viajeros. Víctor Díaz no es la excepción. Desde Veracruz, México, planifica sus viajes para cumplir su meta, “conocer el mundo”.  Esta idea sonará muy común pero se convierte en extraordinaria cuando  descubres que sí existen personas que, poco a poco, van visitando países y literalmente trazan líneas en un mapa y resaltan esos lugares que han descubierto.

Cuando conocimos el mundo de @mochileroSoy aprendimos que a unas personas les cuesta viajar más que a otras no sólo por el factor económico o social del país, sino por las necesidades que tengan en sus viajes. Para Víctor, su mochila es suficiente y lucha constantemente por demostrar que para viajar no necesitas mucho dinero, que todo dependerá del hospedaje que decidas, del sitio donde quieras comer o de la forma que elijas para conocer un país.

A los 6 años, cuando realizó su primer viaje solo a un campamento, se dio cuenta lo divertido que es aventurar. Alzo vuelo a los veinte años de edad para cumplir su meta. Su amplia lista de ciudades se resume con estos países: Canadá, Estados Unidos, Costa Rica, Panamá, Colombia, Brasil, Argentina, España, Italia, Francia, Alemania y Tailandia.

—Solo puedo estar seguro de que viajaré hasta el último día de mi vida. Tengo la convicción de conocer todos los países del mundo –sustenta Víctor.

Víctor, registra todas sus experiencias en su blog personal “Mochilero Soy”. ¿Cómo sustenta sus viajes? es la primera pregunta que invade nuestra mente cuando conocemos a un mochilero. En una grata conversación web, nos comentó que hace trabajos en línea y presenciales de lo que sea.  Para Víctor “cada peso ganado sirve para dividirlo entre comida y ahorro para seguir viajando. A veces cuesta desprenderse de la comodidad y zona de confort”.

—En un primer viaje recibí apoyo de mis padres para realizarlo… básicamente desde que empecé a viajar me planteo presupuestos diarios, pero siempre es importante mencionar que depende del destino, por ejemplo, a principios de este año en Colombia tuve ocasiones en que con $20 (que reunía diarios) tenía habitación privada para 2 noches.

¿Cuál sería el país ideal para criar a tus hijos?

V: Canadá. Viví allá unos meses y me maravilló la calidad de vida; si bien mucha gente pone como impedimento el clima para mi eso pasa a segundo termino, es un país espectacular y organizado.

Con amigos en la isla de Margarita, espera visitar a Venezuela pronto para conocer las costumbres y lugares que le han recomendado. Mientras, nos aconseja que un viajero debe armar su planificación según el país que visitará y las cosas que facilite ese lugar, por ejemplo, cómo es el transporte, si tenemos conocidos, si hay especie de intercambios o podemos hacer house sitting.

—También baso ciertas cosas en lo que comparten amigos viajeros y colegas “bloggers”, pero siempre hay que dejar la cereza en el pastel, esa le corresponde a cada uno ponerla, resalta Víctor.

Estar lejos de su país natal hace que nuestro amigo de mochileroSoy se de cuenta de lo hermoso que es el mundo, que cada rincón del planeta tiene su encanto. “Mi país tiene sitios maravillosos y únicos; otros países tienen lo propio y eso más que extrañar me inspira a conocer más y más”.

Con Víctor reafirmamos que la esencia de ser un mochilero o eterno viajero es tener la mente abierta para conocer personas diferentes, culturas diferentes, costumbres diferentes. La disposición de encontrarse de todo en el camino, buenas y malas experiencias, de todo se aprende; la actitud es lo más importante… Gracias, Víctor, como bien defines: “un mochilero, simplemente, deja que el viaje fluya y se deja seducir con el encanto de las bellezas de la ruta”.

 

funtravel

111 st

Más de Victor en: http://www.mochilerosoy.com.mx

House sitting: viaja y vive gratis a cambio de trabajo

Por: Diana Rodríguez      (@diana_rodri23) 

Muchas veces nos preguntamos cómo hacen los mochileros para conocer tantos países. Realmente,  ¿duermen en las calles? o ¿son niños ricos que tienen como hobby conocer el mundo?  Esas respuestas no las tenemos, lo que sí podemos asegurar es que la mayoría de estos eternos viajeros aplican una nueva forma de viajar: “house sitting”. Es decir, viajan a otros países y cuidan casas mientras sus propietarios están de vacaciones o fuera del lugar.

Las personas que viajan haciendo house sitting no pagan ni cobran por cuidar las casas. La idea es intercambiar con los dueños (owner) el trabajo voluntario por estadía y experiencia en la zona. El viajero (sitter) debe mantener en orden y buen estado el lugar como si fuese su hogar. No todos los owners necesitan que cuides la casa, hay quienes  piden que te quedes para acompañar a las mascotas, pagar los servicios básicos, entre otras cosas.

Existen muchas webs de house sitting que cobran una cuota inicial para registrarte e ingresarte a la base de datos; así podrás contactar, de forma segura, familias en otros países.