Con pies viajeros- Entrevista a Karla Bade

 

Por: Diana Rodríguez (@diana_rodri23)

La creatividad es parte de un mochilero, ya sea para preparar aventuras o proyectos. Karla Bade hace de sus viajes un homenaje a sus pies mexicanos mostrándolos como protagonistas de sus fotos. Desde pequeña se interesaba por los mapas, atlas, libros de otros países, idiomas; y pasaba horas viendo programas de viajes.

Creció en una familia multicultural y su pasión por conocer ha hecho que los viajes sean parte de sus metas. “Cuando estaba por terminar la carrera en Literatura Alemana decidí que no quería dedicarme a eso sino a viajar y descubrir el mundo, fue ahí cuando enfoqué mi vida a ello y es desde entonces, que decidí que el viajar sería prioridad”, enfatiza Karla.

 ¿Viajar es?

K: Curiosidad. Definitivamente esa sed de conocer, de no poderme quedar con los brazos cruzados ni con los pies fijos sobre la tierra. Viajar me recarga de energía, es alimento para mi alma.

Karla es la creadora del blog “My World Traveling Feet”, en este sitio muestra sus aventuras en los veintiséis países que ha visitado hasta ahora como: Argentina, Chile, Brasil, Italia, España, Portugal, México, Francia, Alemania, Polonia, Irlanda, Egipto, Perú, Bolivia y más.

¿Por qué la idea de mostrar tus pies?

K: La idea es una especie de homenaje y agradecimiento a mis pies viajeros que me llevan a lugares que jamás creí conocer. Es gracias a ellos que camino el mundo y lo mínimo es agradecerles de esta manera, por eso, ellos son los personajes principales de mis aventuras por el mundo.

Karla fotografiando sus pies
Karla fotografiando sus pies

Generalmente, tratamos de reseñar lo mejor de los viajes ¿pero cuál ha sido la aventura más caótica?

K: Mi regreso de un viaje que hice a Cracovia en el 2006. Era invierno y hubo un banco de neblina que no permitía despegar a los aviones. Realmente era impresionante la neblina ya que ni siquiera podía distinguir si había algo delante de mí a tan sólo medio metro. Era como estar dentro de un cuarto blanco sin poder ver nada a tu alrededor. Dos días después, abrieron el espacio aéreo mas el único aeropuerto que estaba abierto era uno que quedaba en Katowice a unas horas de Cracovia. Conseguí un vuelo para poder regresar a Alemania (que era donde estaba viviendo en aquel entonces) pero cuando estábamos a punto de despegar, el avión giró en la pista y volvió al aeropuerto: habían cerrado nuevamente el espacio aéreo. Después de tres días en total de esperar pude volar de regreso a Alemania, conseguí un autobús que atravesó parte de Polonia y toda Alemania de un extremo al otro para poder llegar, 17 horas después, a Dortmund. De ahí tenía que llegar al aeropuerto de Hannover (unas casi 3 horas más de tren) para poder tomar mi vuelo a París. Creí que no lo conseguiría, estaba agotada, desesperada y con un sueño tremendo, más lo logré apenas. ¡Ese ha sido uno de mis viajes más desesperantes!

 ¿Y el shock cultural más fuerte como mochilera?

 K: Bolivia fue uno de los países que más me ha impresionado en la vida. Llegar a La Paz, la actitud de la gente con los extranjeros, dormir en un hotel a un lado del mercado de las brujas donde cuelgan fetos de llamas, caminar en la capital de un país latinoamericano en donde las calles siguen siendo de tierra y el ambiente de la ciudad es muy pesado, ha sido de mis shocks culturales más impresionantes junto con el viaje en autobús de La Paz a Uyuni, toda una experiencia…

Lago Todos los Santos en Chile
Lago Todos los Santos en Chile

Las aventuras de Karla son infinitas, interesantes y con una gran carga social. Esta enérgica viajera políglota hace de sus viajes la mejor universidad. “No pretendo bajar el ritmo de los viajes, aunque llegue a ser viejita y necesite de silla de ruedas seguiré viajando, ahora con mis ruedas viajeras”, comenta entre risas.

 Has visitado varios países en Latinoamérica ¿y Venezuela?

K: Sí, me encantaría poder ir a Venezuela. Tengo amigos allá y me encantaría poder visitar Caracas, Mérida, Maracay, y sobre todo, muero de ganas de conocer la Isla de Margarita y Los Roques.

Chichen Itzá en México
Chichen Itzá en México

Al conocer de la existencia de “My World Traveling Feet” entendimos que, definitivamente, la creatividad sólo se logra al divertirnos. Gracias, Karla, contigo aprendimos que aunque el camino se ponga cuesta arriba, o se extrañe el baño o la comida de nuestra casa, siempre las ganas de aventurar el mundo y “esa sed de viajar es mayor que el querer regresar pronto”.

Más de Karla en: http://myworldwidetravelingfeet.wordpress.com/

Pasaporte en mano y mochila en hombros Entrevista a Victor Díaz

Por: Diana Rodríguez   (@diana_rodri23)

Conocer nuevas culturas y descubrir sitios marcados por la historia es el motor que inspira a muchos viajeros. Víctor Díaz no es la excepción. Desde Veracruz, México, planifica sus viajes para cumplir su meta, “conocer el mundo”.  Esta idea sonará muy común pero se convierte en extraordinaria cuando  descubres que sí existen personas que, poco a poco, van visitando países y literalmente trazan líneas en un mapa y resaltan esos lugares que han descubierto.

Cuando conocimos el mundo de @mochileroSoy aprendimos que a unas personas les cuesta viajar más que a otras no sólo por el factor económico o social del país, sino por las necesidades que tengan en sus viajes. Para Víctor, su mochila es suficiente y lucha constantemente por demostrar que para viajar no necesitas mucho dinero, que todo dependerá del hospedaje que decidas, del sitio donde quieras comer o de la forma que elijas para conocer un país.

A los 6 años, cuando realizó su primer viaje solo a un campamento, se dio cuenta lo divertido que es aventurar. Alzo vuelo a los veinte años de edad para cumplir su meta. Su amplia lista de ciudades se resume con estos países: Canadá, Estados Unidos, Costa Rica, Panamá, Colombia, Brasil, Argentina, España, Italia, Francia, Alemania y Tailandia.

—Solo puedo estar seguro de que viajaré hasta el último día de mi vida. Tengo la convicción de conocer todos los países del mundo –sustenta Víctor.

Víctor, registra todas sus experiencias en su blog personal “Mochilero Soy”. ¿Cómo sustenta sus viajes? es la primera pregunta que invade nuestra mente cuando conocemos a un mochilero. En una grata conversación web, nos comentó que hace trabajos en línea y presenciales de lo que sea.  Para Víctor “cada peso ganado sirve para dividirlo entre comida y ahorro para seguir viajando. A veces cuesta desprenderse de la comodidad y zona de confort”.

—En un primer viaje recibí apoyo de mis padres para realizarlo… básicamente desde que empecé a viajar me planteo presupuestos diarios, pero siempre es importante mencionar que depende del destino, por ejemplo, a principios de este año en Colombia tuve ocasiones en que con $20 (que reunía diarios) tenía habitación privada para 2 noches.

¿Cuál sería el país ideal para criar a tus hijos?

V: Canadá. Viví allá unos meses y me maravilló la calidad de vida; si bien mucha gente pone como impedimento el clima para mi eso pasa a segundo termino, es un país espectacular y organizado.

Con amigos en la isla de Margarita, espera visitar a Venezuela pronto para conocer las costumbres y lugares que le han recomendado. Mientras, nos aconseja que un viajero debe armar su planificación según el país que visitará y las cosas que facilite ese lugar, por ejemplo, cómo es el transporte, si tenemos conocidos, si hay especie de intercambios o podemos hacer house sitting.

—También baso ciertas cosas en lo que comparten amigos viajeros y colegas “bloggers”, pero siempre hay que dejar la cereza en el pastel, esa le corresponde a cada uno ponerla, resalta Víctor.

Estar lejos de su país natal hace que nuestro amigo de mochileroSoy se de cuenta de lo hermoso que es el mundo, que cada rincón del planeta tiene su encanto. “Mi país tiene sitios maravillosos y únicos; otros países tienen lo propio y eso más que extrañar me inspira a conocer más y más”.

Con Víctor reafirmamos que la esencia de ser un mochilero o eterno viajero es tener la mente abierta para conocer personas diferentes, culturas diferentes, costumbres diferentes. La disposición de encontrarse de todo en el camino, buenas y malas experiencias, de todo se aprende; la actitud es lo más importante… Gracias, Víctor, como bien defines: “un mochilero, simplemente, deja que el viaje fluya y se deja seducir con el encanto de las bellezas de la ruta”.

 

funtravel

111 st

Más de Victor en: http://www.mochilerosoy.com.mx