Marisol: “viajar es disfrutar, no una carrera para sumar países”

Por: Diana Rodríguez (@diana_rodri23)

“Mi Mundo Viajero” se llama el blog; ella, Marisol. En común: las letras y las fotografías que deja cada viaje.

Con más de dos mil seguidores en Twitter, Marisol se ha convertido en adicta a la escritura; no es para menos si cada aventura que hace merece ser reseñada y compartida. Ya son 30 países recorridos entre Asia, África y Europa que hacen de esta soñadora una Travel Blogger.

¿El primer miedo a vencer cuando decidiste viajar?

M: Cuando realicé mi primer viaje fuera de España y vi que los miedos al idioma, que era mi mayor preocupación, eran infundados. Al final acabas entendiéndote sin saber mucho inglés, ya que los dibujos en un cuaderno o la mímica también funcionan.

¿Cómo planificas el destino y sustentas tus viajes?

M: Para que un viaje me salga lo más barato posible lo primero que tengo en cuenta es lo caro que es el país, y a partir de ahí intento buscar ofertas en los billetes del vuelo, que al ser lo más caro me reduce mucho el presupuesto total del viaje. Como ejemplo os pondré el del año pasado, el billete A Milán (Italia). Milán fueron 302 euros. Mientras que el billete a Kuala Lumpur (Malasia) y Manila (Filipinas) no llegó a 100 euros. 10 días en Malasia, con vuelo a Borneo y 21 días en Filipinas conociendo cuatro islas distintas rondarían los 1600 precio total. Por un mes y en la otra punta del mundo: ¿qué más se puede pedir?

Marisol en Petra-Jordania
Marisol en Petra-Jordania

¿Cuál fue el viaje más largo?

M: El viaje en el que más tiempo he estado fuera de casa fue de 45 días. En él recorrí la India, Nepal y Sri Lanka. Y en ese momento no me dio tiempo a echar de menos mi país de hecho hubiera seguido recorriendo los países colindantes. Es como una adicción, cuanto más viajas más quieres seguir viajando.

¿El país define la crianza de un hijo? ¿Elegirías alguno en específico?

 M: Cualquier sitio es bueno, no creo que sea el país lo que te repercuta en la educación de un hijo. El ver cómo es la vida en cada lugar te ayuda, creo yo, a ser mejor persona aunque el lugar a priori pensemos que no es el adecuado. Por eso, no me gusta nada cuando la gente que no ha visto lo que realmente hay por el mundo hace comentarios de desprecio hacia otros países, como “yo no iría nunca a la India (por poner un ejemplo), que ahí hay mucha miseria”. Lo que no ven es que la mayor parte de esa gente es mucho más feliz que ellos, siempre les ves con una sonrisa en la boca y están más a gusto consigo mismos con lo poco que tienen que esas personas que se dedican a hacer críticas gratuitas y que sólo viven para tener un coche o un móvil mejor.

¿Algún shock cultural?

M: la India. Me impactó, pero, no por la pobreza que ves sino por lo felices que son las personas que viven allí con lo que tienen, la religiosidad que se respira y también por la suciedad que hay en cualquier sitio al que vas. También me ha encantado Japón, lo organizados que son, lo puntuales, lo amables y las ganas de ayudarte y sobre todo lo limpio que está todo.

Marisol desde Kyoto en Japón
Marisol desde Kyoto en Japón

Viajar es un ir y venir de aventuras, emociones, sorpresas culturales y puerta abierta para la amistad. Para Marisol, adicional, es la sensación de no querer regresar al punto de partida. “Cuanto más dura un viaje más me gustaría que continúe. Cada día es una experiencia nueva”, afirma.

¿Qué cambia la forma de vida de un mochilero?

M: lo importante en un viaje no es dónde te alojas o lo que gastas, sino conocer la esencia del lugar, interactuar con la gente que vive allí y no sólo ver aquello que las autoridades del país quieren enseñar al turista.

Para nuestra amiga mochilera la experiencia está en saborear los momentos y enriquecerte de ellos, porque “viajar es disfrutar no una carrera para sumar países”.

Desde Palmira con unos beduinos en Siria
Desde Palmira con unos beduinos en Siria

Más de Marisol en: http://mimundoviajero.wordpress.com/

Advertisements