Episodio #1 El Laguito

 

Te invitamos a descubrir el hermoso paisaje que encontramos en este parque. Deja de lado esa semana agitada  y viaja con nosotros, dale comida a los patos y hasta disfruta de una experiencia en canotaje.

Un viaje relajante con un toque de música instrumental, cortesía de nuestros amigos Daniel Baiz y Charliepapa. Además aprenderás cómo es el cuidado del lago con tan solo una ¡Entrada Libre!

 

Advertisements

Tips para un viaje sin dolores

 

001ec949faf11453f5e206

 

Por: Jimmy Terán (@jimmyteran8)

En los viajes largos, los turistas o mochileros suelen adoptar posturas forzadas durante un tiempo prolongado que pueden provocar lesiones como: contracturas musculares en la espalda y piernas, rigidez articular en rodillas y tobillos, dolor en el cuello y hombros, adormecimiento de brazos y manos.

Para evitar estas molestias te recomendamos algunos tips que te ayudarán a eliminar esas lesiones:

1

Es recomendable que podamos apoyar toda nuestra superficie en el asiento para contener la columna correctamente en el respaldo.

2

Si el viaje es mayor a 5 horas y por carretera, debes pararte de tu  asiento cada dos horas por un minuto. En caso de viajar en autobús te recomendamos que te levantes  para ir al baño y  si vas en carro particular que te estaciones en algún lugar turísticos para estirarte. Realizar movimientos circulares de los tobillos y movimientos en la rodilla, extendiéndola y flexionándola, también te ayudará y lo puedes realizar sentado en caso de que se te complique detenerte o levantarte.

3

Si el viaje es en avión y mayor a 5 horas, debes hidratarte frecuentemente para prevenir el síndrome de la clase turista.

4

Para evitar dolores en el cuello debemos realizar los siguientes movimientos cada dos horas: mirar hacia arriba (lo más que se pueda) llevando la cabeza hacia atrás, luego regresamos al punto de partida mirando al frente. Seguido, mirar hacia abajo tratando de pegar el mentón del pecho. Volvemos  al movimiento de partida para tratar de llevar nuestra oreja derecha hacia nuestro hombro derecho inclinando la cabeza (movimiento de lado), asimismo, lo repetimos con la oreja izquierda hacia el hombro izquierdo.

5

Cambiar de posición cada hora para evitar dolores en la espalda.

6

Llevar un calzado apropiado que no sea extremadamente plano o de tacón alto.

 

 

Con pies viajeros- Entrevista a Karla Bade

 

Por: Diana Rodríguez (@diana_rodri23)

La creatividad es parte de un mochilero, ya sea para preparar aventuras o proyectos. Karla Bade hace de sus viajes un homenaje a sus pies mexicanos mostrándolos como protagonistas de sus fotos. Desde pequeña se interesaba por los mapas, atlas, libros de otros países, idiomas; y pasaba horas viendo programas de viajes.

Creció en una familia multicultural y su pasión por conocer ha hecho que los viajes sean parte de sus metas. “Cuando estaba por terminar la carrera en Literatura Alemana decidí que no quería dedicarme a eso sino a viajar y descubrir el mundo, fue ahí cuando enfoqué mi vida a ello y es desde entonces, que decidí que el viajar sería prioridad”, enfatiza Karla.

 ¿Viajar es?

K: Curiosidad. Definitivamente esa sed de conocer, de no poderme quedar con los brazos cruzados ni con los pies fijos sobre la tierra. Viajar me recarga de energía, es alimento para mi alma.

Karla es la creadora del blog “My World Traveling Feet”, en este sitio muestra sus aventuras en los veintiséis países que ha visitado hasta ahora como: Argentina, Chile, Brasil, Italia, España, Portugal, México, Francia, Alemania, Polonia, Irlanda, Egipto, Perú, Bolivia y más.

¿Por qué la idea de mostrar tus pies?

K: La idea es una especie de homenaje y agradecimiento a mis pies viajeros que me llevan a lugares que jamás creí conocer. Es gracias a ellos que camino el mundo y lo mínimo es agradecerles de esta manera, por eso, ellos son los personajes principales de mis aventuras por el mundo.

Karla fotografiando sus pies
Karla fotografiando sus pies

Generalmente, tratamos de reseñar lo mejor de los viajes ¿pero cuál ha sido la aventura más caótica?

K: Mi regreso de un viaje que hice a Cracovia en el 2006. Era invierno y hubo un banco de neblina que no permitía despegar a los aviones. Realmente era impresionante la neblina ya que ni siquiera podía distinguir si había algo delante de mí a tan sólo medio metro. Era como estar dentro de un cuarto blanco sin poder ver nada a tu alrededor. Dos días después, abrieron el espacio aéreo mas el único aeropuerto que estaba abierto era uno que quedaba en Katowice a unas horas de Cracovia. Conseguí un vuelo para poder regresar a Alemania (que era donde estaba viviendo en aquel entonces) pero cuando estábamos a punto de despegar, el avión giró en la pista y volvió al aeropuerto: habían cerrado nuevamente el espacio aéreo. Después de tres días en total de esperar pude volar de regreso a Alemania, conseguí un autobús que atravesó parte de Polonia y toda Alemania de un extremo al otro para poder llegar, 17 horas después, a Dortmund. De ahí tenía que llegar al aeropuerto de Hannover (unas casi 3 horas más de tren) para poder tomar mi vuelo a París. Creí que no lo conseguiría, estaba agotada, desesperada y con un sueño tremendo, más lo logré apenas. ¡Ese ha sido uno de mis viajes más desesperantes!

 ¿Y el shock cultural más fuerte como mochilera?

 K: Bolivia fue uno de los países que más me ha impresionado en la vida. Llegar a La Paz, la actitud de la gente con los extranjeros, dormir en un hotel a un lado del mercado de las brujas donde cuelgan fetos de llamas, caminar en la capital de un país latinoamericano en donde las calles siguen siendo de tierra y el ambiente de la ciudad es muy pesado, ha sido de mis shocks culturales más impresionantes junto con el viaje en autobús de La Paz a Uyuni, toda una experiencia…

Lago Todos los Santos en Chile
Lago Todos los Santos en Chile

Las aventuras de Karla son infinitas, interesantes y con una gran carga social. Esta enérgica viajera políglota hace de sus viajes la mejor universidad. “No pretendo bajar el ritmo de los viajes, aunque llegue a ser viejita y necesite de silla de ruedas seguiré viajando, ahora con mis ruedas viajeras”, comenta entre risas.

 Has visitado varios países en Latinoamérica ¿y Venezuela?

K: Sí, me encantaría poder ir a Venezuela. Tengo amigos allá y me encantaría poder visitar Caracas, Mérida, Maracay, y sobre todo, muero de ganas de conocer la Isla de Margarita y Los Roques.

Chichen Itzá en México
Chichen Itzá en México

Al conocer de la existencia de “My World Traveling Feet” entendimos que, definitivamente, la creatividad sólo se logra al divertirnos. Gracias, Karla, contigo aprendimos que aunque el camino se ponga cuesta arriba, o se extrañe el baño o la comida de nuestra casa, siempre las ganas de aventurar el mundo y “esa sed de viajar es mayor que el querer regresar pronto”.

Más de Karla en: http://myworldwidetravelingfeet.wordpress.com/

26 puertas alrededor del mundo

Por: Génesis Celis (@GeGabriela)

La mayoría de las puertas son desesperanzadoramente mundanas, pero no lo tienen que ser; también pueden funcionar como símbolos significativos de portales entre mundos o entre diferentes aspectos de nuestras vidas. Cuando nos sentamos a armar la lista de hermosas puertas alrededor del mundo, nos sorprendimos al encontrar que hay puertas maravillosas que han sido decoradas con gran ingenio artístico y artesanal. La puerta es probablemente la parte exterior del edificio con la que la gente interatúe más, así que si quieres que una construcción se vea impresionante de cerca, probablemente no hay mejor manera de hacerlo que teniendo una puerta hermosa.

Via: Bored Panda.

Pisar tierra con Adriana Herrera

Adriana en Irlanda
Adriana en Irlanda

 

Por: Diana Rodríguez (@diana_rodri23)

Hemos leído historias inspiradoras de personas que son de otros países que viven de viajar y conocer lugares.  Sé que muchos de ustedes pensarán “para ellos es fácil viajar al exterior porque no viven en Venezuela”, pero, Adriana Herrera, venezolana, también viaja por el mundo gracias a su constancia y dedicación para buscar la forma de visitar ciudades dentro y fuera del país.

Su vida se resume en crónicas de viajes que describen más de 60 ciudades visitadas en 20 países. Crónicas que le han dado un lugar en reconocidos medios de comunicación, tales como: National Geographic Traveler (Estados Unidos), El Nacional (Venezuela), Perfil (Costa Rica) y Avianca en Revista (Colombia).

¿Estar lejos de Venezuela te perjudica? ¿Te afecta no tener un lugar que te ahorre el trabajo de buscar dónde dormir o qué comer?

A: Extraño, eso sí, los afectos, la cercanía de un abrazo, pero no extraño mi cama o la silla en la que me siento todos los días. Sin embargo, uno anhela el regreso como un espacio de quietud. Viajar es un constante descubrimiento, esa búsqueda de hospedaje, comidas, boletos, etc., forma parte del camino. Mientras más rápido e inesperadamente resuelves, mejor te sientes y la aventura te sigue llamando. No quieres volver, aunque al mismo tiempo quieras hacerlo. Creo que la única vez que he querido estar en casa, fue durante una noche fría en Amsterdam, con una fiebre que no se me quitaba, ni se me quitó hasta que llegué en tren a otra ciudad al día siguiente.

Adriana en Amsterdam
Adriana en Amsterdam

A nuestra amiga periodista le gusta viajar sola mientras narra sus aventuras más íntimas en su blog “Viaja el Mundo”. Es su espacio para demostrar su pluma periodística fusionada con los viajes que comenzaron cuando tenía 29 años de edad.

 —Sospeché que quería vivir viajando cerca de mis 20 años. Estaba aún en la universidad y tenía ciertas ideas en la cabeza que veía lejanas, porque quería graduarme y alcanzar algunas metas profesionales que me había propuesto. A los 26 años esa lista de sueños y metas estaba totalmente cumplida y comencé a prepararme para dejarlo todo. Raro ¿no? Lo que había alcanzado, decidí dejarlo; no por aburrimiento, no por hastío, sino porque los viajes y escribir comenzaron a ser mi prioridad. A los 29 años di el paso, supe que desde entonces podía hacerlo, sin dejar el periodismo a un lado. Sabía que no haría otra cosa, y aquí estoy. Ya han pasado cuatro años –afirma Adriana.

Adriana vive en Venezuela, pero viaja siempre porque –según describe ella- “no le gusta quedarse en el mismo lugar por mucho rato”. Lo suyo son viajes en tren con un buen libro, con productivas conversaciones, conocer las caras poco comunes de los destinos, visitar nuevamente los pueblos si es necesario y recorrer el mundo en compañía de su iPod.

¿Qué te inspira a viajar?

A: La curiosidad, la soledad incluso; las ansias de escuchar otras voces, ver paisajes distintos. Cada viaje es un reto a uno mismo, no importa si es lejos, si es cerca, si te vas por tres días o tres meses. Los viajes para mí son un constante descubrimiento y eso es lo que me mueve, que nada nunca es igual.

De tanto países que conoces ¿en qué plano queda Venezuela?

A: Venezuela es mi país, donde consigo mayor inspiración y fuerzas para alcanzar lo que sueño. Aunque nos lo pongan difícil, soy de las optimistas y espero que nada me obligue a tomar la decisión de irme, de pensar mi vida en otro lugar. Quiero que mis hijos nazcan y crezcan en mí país.

Adriana en Malta
Adriana en Malta

Hay días en los que la situación país es más compleja y, a veces, nos hace pensar irnos  lejos, echar raíces en otra tierra, recorrer el mundo y olvidarnos de esta Venezuela gratificante en paisaje e historias. Gracias, Adriana, has hecho que nos reencontremos con nuestro país, porque a pesar de estar lejos y maravillarnos con otros lugares siempre vamos a querer –como bien narraste: “regresar a nuestro país. Pisar tierra, respirar profundo, visualizar, ver el viaje de otra manera. No importa lo que se vea, no importa qué tanto guste otro lugar donde se haya estado; siempre se quiere volver”.

Más de Adriana en: http://viajaelmundo.com/

“El gusanillo viajero”- entrevista a Rober y Lety

Por: Diana Rodríguez  (@diana_rodri23)

Rober y Lety, un par que recorre el mundo con hambre de conocer cada vez más países. Él, español aficionado al deporte y la cocina. Ella, italiana amante del buen sabor y la fotografía. Juntos desde el 2007 con ansias de viajar y apostando a las nuevas experiencias, porque para ellos “cada día es diferente al anterior, siempre hay lugares, personas, comidas y situaciones nuevas que te esperan y te sorprenden”.

— Desde siempre tuvimos la pasión de viajar aunque el viaje que nos hizo cambiar nuestra mentalidad completamente fue en Tailandia a los 24 años. Un año más tarde comenzamos nuestra primera gran aventura: ¡9 meses en el sudeste asiático! –comentan estos mochileros europeos.

Con 30 países como referencia, a Rober y Lety les falta toda América y África por descubrir. Son los creadores de “Mochileando por el Mundo” y se han vuelto mochileros después de un año sabático. Cansados de trabajar en el área administrativa y de recursos humanos en Barcelona, España, buscaron una nueva manera de vivir y que más que hacerlo mochileando.

(Rober y Lety) Creadores de Mochileando por el Mundo
Roberto y Letizia (Rober y Lety)

¿Cómo financian sus viajes?

R&L: tenemos ahorros de nuestros anteriores trabajos, algunas ganancias del blog y trabajamos puntuales. Para viajar no hace falta ser ricos, solo se necesitan dos cosas: ¡pasión y voluntad! Hay muchas formas de autofinanciarte una vez que estás en ruta: crear artesanías, escribir libros, dar clases de idiomas, incluso conocimos a una chica que cortaba el pelo en los hostales. Con un poco de fantasía y creatividad se puede hacer ¡todo!

 Desde Nueva Zelanda nos comentan que para ellos Venezuela es un país sorprendente, porque, todo viajero conocido que ha visitado nuestro país les habla maravillas. “A ver si el próximo gran viaje nos lleva hacia Sudamérica”, afirman.

Para Rober y Lety la cantidad de países que visitan está en segundo plano, lo primordial para ellos es la cantidad de conocimiento que absorben del lugar. Estos amigos de “Mochileando por el Mundo” han regresado varias veces a Tailandia, Camboya y Malasia.

Rober y Lety en Asia
Rober y Lety en Asia

—Si un país nos gusta no vemos porqué no regresar. Eso de “ya he estado aquí, lo quito del mapa y me olvido” no va con nosotros. De hecho ya estamos soñando con volver a India. Obviamente cuantos más países lleguemos a conocer mejor para nosotros, aunque no es tanto el número de países sino el cuánto conoces un país: preferimos ver 10 bien que 20 visitando sólo sus capitales. -explican.

Conocer el blog de Rober y Lety nos hizo reír al leer cada publicación. La naturalidad y espontaneidad de estos dos hace que cada narración sea amena. Desde la crónica de un día malo hasta los divertidos cuentos de los baños de China. “Nos tocó estar allí, situación incomoda porque no hay puertas en los baños y te consigues a todos haciendo sus necesidades mientras saludan y sonríen”, aseguran.

Rober y Lety en Agra (India)
Rober y Lety en Agra (India)

¿Dónde quisieran vivir de no poder viajar tan seguido como ahora?

R&L: De momento no encontramos ningún sitio para siempre. Hay lugares donde nos encantaría pasar una temporada viviendo como India, norte de Tailandia, Bali, alguna islita paradisíaca perdida por ahí, aunque la verdad es que llega un punto en que siempre vas a querer volver: en tu país tienes tu raíces, tu familia, tus amigos…

Lo emocionante de viajar y el toque diferente que le das a un viaje es dejar de lado al simple turista para ser parte del momento, del lugar, de la comunidad. Gracias Rober y Lety, con ustedes nos queda claro que “una vez que te pica el gusanillo viajero es difícil volver atrás”.

Rober y Lety en Las Maldivas
Rober y Lety en Las Maldivas

Más de Rober y Lety en: http://www.mochileandoporelmundo.com/

Paseo Fotográfico: Helen Trocel, Venezuela

Helen Trocel, nació en Caracas el 09 de diciembre de 1990. Es licenciada en Comunicación Social, egresada de la Universidad Central de Venezuela. Su pasión por la fotografía surgió a la edad de 13 años cuando recibió su primera cámara digital. Se considera pichón de fotógrafa, el aprendizaje fotográfico ha sido de forma autodidacta y lo ha complementado con las materias que cursó sobre fotografía durante su carrera. Desea obtener la licenciatura en esta área y vivir de lo que tanto le apasiona. Considera que la fotografía es el mejor medio que tiene para expresarse y revivir emociones.